Un mezzanine es un piso más pequeño ubicado entre los pisos principales de un edificio. El piso puede salir de un lado del edificio y solo extenderse de cierta manera, lo que significa que no cubre el área completa del edificio y, por lo tanto, no se considera uno de los pisos principales.

Además, debido a que un mezzanine no se extiende por toda el área del edificio, significa que el piso de entrepiso y el piso de abajo generalmente comparten el mismo techo.

Algunas de sus ventajas son:

El primer beneficio de instalar un entrepiso es el aumento del espacio útil del lugar. A diferencia de las renovaciones más permanentes, los entrepisos te permiten agregar fácilmente una gran cantidad de espacio extra para el almacenamiento, la sala de trabajo o cualquier otra cosa que necesites. Es una excelente manera de evitar tener que gastar mucho dinero y tiempo en mudarse a un espacio más grande.

El aumento del espacio en el piso puede permitirte almacenar más artículos, instalar más equipos e incluso tener espacio para más trabajadores sin tener que mover completamente las instalaciones.

Los entrepisos también pueden ayudar con la calefacción y las facturas de servicios públicos: las instalaciones en el piso superior no necesitan ser calentadas como el resto de la planta debido al aire caliente que sube a través de la planta.

Los entrepisos significan una disminución del desorden, lo que significa una mayor eficiencia y un menor riesgo de accidentes de almacén. El aumento en el espacio significa que las actividades del almacén pueden llevarse a cabo más rápido y con mayor facilidad.

El Mezzanine tiene opciones de diseño flexibles que se pueden usar para muchos propósitos. Para las empresas, los pisos de entrepiso se pueden usar para almacenamiento, exhibiciones de productos o como un área tranquila para reuniones de ventas.

Si deseas saber más sobre el tema llama a Grupo Prodeco Construcciones.